** OTRA DERROTA MÁS ** SAN MIGUEL VOLVIÓ A CAER COMO VISITANTE 3 A 0 ANTE ALMIRANTE BROWN ** FUE EL SEGUNDO PARTIDO DE LA ERA MARCHESI Y EL EQUIPO AÚN NO CONVIRTIÓ ** EL MIRASOL OBTIENE SU PRIMER TRIUNFO ANTE EL TRUENO LUEGO DE LA VUELTA A LA B ** EL DOMINGO 20/10 RECIBIRÁ A SACACHISPAS F.C.

SAN MIGUEL, SIN ARGUMENTOS

A sólo cuatro días de una gran victoria en Cañuelas, el Trueno terminó superado por primera vez en el campeonato. Superado, no tanto por el rival como por su propia incapacidad para revertir un resultado, que comenzó como derrota muy temprano.
La Villa, que pudo hasta golear a San Miguel, de entrada capitalizó los errores del local y después le dejó campo y pelota al inexpresivo equipo de Batalla. Aguilera, a los 6’, se ubicó libre para tocar al arco un centro pasado de Piedrabuena. La apertura del marcador fue apenas una muestra de los fallos encadenados que sumó San Miguel en la ejecución de un tiro libre, que Delgado dejó corto y en la salida porque el Trueno no ganó el rebote, en la recuperación, ya que Maxi Ojeda no pudo quedarse con el pase cruzado que buscó la subida de Piedrabuena por derecha. Y los relevos defensivos, porque Viniegra y Aragón fueron contra Barclay sin percatarse que por la izquierda tocaba bocina el autor de la conquista Celeste, Juan Aguilera. El conjunto de Berisso hizo bien su juego, sin mostrar demasiado fue prolijo para desnudar las falencias de San Miguel.
Así es este Verde, te baja las ilusiones de una. Y duele mucho.
Dejemos de lado las muchas opciones que tuvo San Carlos para estirar la ventaja, y pasemos a enumerar los por qué de tan pálida de un equipo que no promedió ni los cinco puntos. De atrás para adelante, Perusina nunca brindó seguridad. De hecho, hace rato que el nivel del arquero ha caído drásticamente. Además, tiene serios problemas para sacar con los pies, tanto de arriba como de abajo. Entre los defensores, Viniegra descuidó su espalda y no cerró la llegada del goleador del encuentro. El ex Dock Sud le escapó a su responsabilidad durante el tiempo que jugó, la marca. Cuando Batalla se quiso mostrar más “audaz” reemplazó a Viniegra por Chao, e hizo retroceder a Daniel González para ocupar la derecha en la línea de tres. Poco aportó en ese lugar quien perdió toda la tarde en el doble cinco con Daniel Ojeda, a manos de Gualtieri y Rotondo, dos fieras en Los Polvorines. Los otros integrantes del fondo, Aragón y Steinbach, fueron puro “huevo”, pero tampoco jugaron lo que acostumbran. En los últimos minutos, Steinbach terminó como punta para bajar los pelotazos que llovían contra el área de Perafán. El “Gordo” corrió todas, como siempre, sin embargo el desorden generalizado le jugó en contra.
Por su parte, la línea de mediocampistas entró en una crisis nerviosa con el transcurrír del reloj. El “Tuni” Delgado protestó a más no poder porque el balón jamás le llegó limpio; el “Coco” Ojeda intentó imponerse por presencia pero no logró ser la bisagra que necesita un equipo cuando le cierran los espacios; Daniel González estuvo muy errático en la distribución y regaló pelotas por querer salir jugando; Maxi Ojeda resintió su rendimiento al tener la cancha cambiada y por su sector, el izquierdo, San Carlos encontró un callejón abierto para llegar a Perusina. Más tarde, Chao y Acosta no encontraron su lugar en el campo y terminaron expulsados tras entrar en la parte final. Además, esta vez Gigena no tuvo una linda cancha, como la de Cañuelas, para hacer correr la pelota. “Gige” se mostró los noventa minutos, pero jugar en el Malvinas es muy distinto a hacerlo de visitante donde la marca se distiende un poco más por las obligaciones del local. En esta oportunidad, el equipo de Pedrazzi le cortó los circuitos al Trueno Verde.
En cuanto a los delanteros, los atenuantes pueden suavizar cualquier crítica. Lanaro sufrió la mala pretemporada y salió rápido, posiblemente con un desgarro. Valinoti no rinde, al menos hasta ahora, cuando se mueve como compañero de ataque del centrodelantero de turno. Como sucedía con Marquiegui en la primera parte de la temporada, Valinoti sufre cuando se encuentra tapado contra la línea de fondo y no puede desarrollar su velocidad. Respecto de David González, el juvenil puede dar más, pero no entra aún en el ritmo de la primera. Entre los Raverta, Abuín y Córdoba se deglutieron a los atacantes. Los cuatro rechazaron todo, y el Verde apenas arrimó peligro con dos remates de Delgado desde lejos. El Trueno está escaso de delanteros y sin Toledo y Páez no es lo mismo.
A todo esto, párrafo aparte para las expulsiones. Cinco en tres partidos, Oliva en Pilar, Toledo y Kulich contra Burzaco, y Chao y Acosta este domingo. Muchachos sean solidarios, no se puede dejar por el piso el sacrificio de sus compañeros.
Pero, las cosas no acaban en el rectángulo de juego nada más. Desde el banco, algunas decisiones no son del todo claras. Los cambios, salvo por la lesión de Lanaro, fueron improductivos y hasta inentendibles. Que podían darle Acosta y Chao a un conjunto que precisaba armar fútbol y manejar los tiempos para desarmar la maraña de piernas que proponía San Carlos? Por qué no Ledesma? Y si el técnico, como dicen algunos, no veía bien al enganche por problemas personales, para que lo incluyó en el banco? Batalla es quien para en lo táctico a los jugadores en el terreno y está probando en plena competencia, aunque es él quien los observa en la semana, y tendrá sus razones, pero no siempre sale bien como el miércoles.
Ojo, la campaña es importante para las particularidades que presenta la vida caótica del club. Esto es indiscutible. San Miguel no está para campeón, pues difícil es empardar el recambio y la calidad de futbolistas que tienen el puntero Colegiales y sus 70.000 pesos de presupuesto. Igualmente, recordar que el equipo a esta altura del 2007, y con los mismos oponentes, había sumado sólo dos unidades en las primeras fechas, allá por agosto-setiembre. El crédito sigue abierto. San Miguel puede más, pero se necesitan ajustes y el partido con Argentino de Rosario, de este miércoles, puede servir para enderezar el rumbo en nuestro estadio. Ojalá y este doloroso traspié pronto quede en el recuerdo para llegar con las expectativas que generó el propio plantel con sus actuaciones a la parte decisiva del torneo.
El equipo formó con:
Peruscina
Viniegra, Aragón, Steinbach;
Delgado, D. Ojeda, Daniel González, M. Ojeda;
Gigena;
Valinoti y Lanaro.

"No podemos equivocarnos"

WALTER MARCHESI El técnico del Verde, más allá del triunfo frente a JJ Urquiza, ya está pensando en el Clausura. El entrenador ...