.

.

A DOS DEL REDUCIDO. VAMOS QUE SE PUEDE!

San Miguel dominó las acciones de un primer tiempo parejo, en el cual el desequilibrio se dio cuando Brian Sánchez agarraba la pelota para los locales.

El mismo Sánchez puso la ventaja irreversible para el Trueno cerca del primer cuarto de hora, definiendo casi sin ángulo tras una buena jugada por el lado izquierdo del ataque de los de Patricio Hernández. Luego, con remates desde fuera de Fiscella y Carmenini pudo San Miguel estirar distancias en el marcador. El Verde consiguió establecer su superioridad tempranamente, y así fue cómo desnudó las pocas ideas de los de General Rodríguez para inquietar a Ricardo Grieger al dejar en ellos la posesión del balón. La visita no generó peligro real, salvo en un disparo cruzado que pegó en el palo derecho.

La parte final fue de suma intensidad. En ese desarrollo el Trueno se hizo firme atrás y apostó a la contra rápida. Con Sánchez y Bruno arriba, más algún volante que se desprendía, como el caso de Esteban Carmenini de gran complemento, San Miguel pudo ampliar. Por ello, en veinte minutos, salieron Sánchez e Inzaurraga, para el ingreso de Mosman y Almirón en una movida donde Patricio Hernández buscó velocidad y aire renovado para liquidar el juego. Mientras tanto, de parte del Lechero poco y nada.

Más tarde, a los treinta y cinco minutos, entró Lloret por Bruno, y en la primera intervención casi pone el segundo gol del Verde, pero tapó el arquero de la visita para mandar la pelota al córner. Al minuto, Lloret recibió la amarilla por hacer tiempo en un lateral.

Hasta el final, San Miguel justificó el resultado mostrándose como un bloque sólido cuando Alem ocupaba terreno local, y haciendo circular el balón para tener tenencias largas. La incertidumbre sobrevoló la jornada porque el uno a cero dejó el partido abierto, aunque el Verde mereció otro tanto.
De esa forma, el Verde afianzó su andar y pasa su mejor momento del torneo. Justo en la reta final, cuando más lo necesitaba, se endereza el camino. San Miguel es en estas fechas un equipo que arriesga, que se impone, eso que tantas veces se le reclamó. 

SAN MIGUEL

Grieger, Bernabé, Liporace, Pardini, Kippes, Carmenini, Alonso, Inzaurraga, Fiscella, Sanchez, Bruno.
SUPLENTES
Gonzalez, Aritto, Rocha, Lloret, Serrano, Almiron, Mosman

A 5 DEL REDUCIDO. VAMOS QUE SE PUEDE!!!


Ganó San Miguel. Y como visitante. Y a los 50 minutos. Resiste análisis? Difícil. Pero la victoria quedó en manos del equipo de Patricio Hernández gracias a la colaboración de Leandro Pires, casaca número 3 del equipo de Sportivo Barracas, que convirtió en contra de su valla cuando el partido expiraba.

No sabemos si vale la pena saber, en estas decisivas instancias, si el equipo ganó bien o jugando al fútbol que a la mayoría le gusta. Porque en estas instancias solo alcanza con ganar porque si jugas bien y no quedas con los 3 puntos, será lo mismo que queda. Por eso, vale decir que el equipo hoy tuvo la actitud de ir a buscar hasta la última bola pese a saber que no había jugado nada bien en casi todo el partido.
LA LESIÓN DE CHAVEZ
Lo mejor abajo estuvo en las subidas de Patricio Bernabé por la derecha lo que obligaba a Esteban Carmenini a recostarse al medio y sentirse más cómodo con la pelota. Pero las subidas de Bernabé fueron esporádicas y Carmenini entró en ebullición cuando no tenía contacto con el balón y tuvo una tarde para el olvido. Él sabe de su talento y no entrar en juego en cotidianeidad lo obliga a fastidiarse y no entra en el juego que más le conviene.

Hoy el equipo no jugó pero tampoco merecía perder pese a que Pablo Batagglia, árbitro del partido, obvió una clara infracción de Ignacio Liporace sobre Quintana en el área que le hubiera significado la expulsión al defensor de San Miguel y penal para el local. Cuando el empate se empezaban a poner en las tintas de todos los medios gráficos, Marcos Inzaurraga, de buenos minutos en cancha, se juntó con Almirón y éste cedió para Franco Fiscella quien remató al arco y Pires, defensor local, en su afán de despejar el balón, la clavó al lado del palo derecho de Malnero. 
Faltó el fútbol que tan bien desarrolló el equipo ante San Martín pero las ganas fueron las mismas. Alonso batalló en el medio pero Almirón no fue el volante por izquierda con su desborde permanente. Es más, San Miguel casi nunca desbordó y fue todo al embudo. Ni Carmenini, ni Almirón fueron explosivos. Encima sin Chavez, lesionado a los 22 minutos por una molestia en la rodilla ("sentí que se trabó", dijo después), el equipo sintió la carencia de no tener a "su" nueve en el área. Cristian Bruno, su reemplazo, jugó en otra posición a la que venía haciendo cuando entraba los cotejos anteriores. Que él termine la jugada fue todo un tema porque no estaba preparado para ese rol. Sí, para ser útil para el Tanque o pivoteando alguna contra. Así y todo, cumplió el ex Midland. Lo mejor del equipo en su faz ofensiva fue Brian Sánchez un tantoi individualista quizás pero sin socios para tocar e ir a buscar. Extrañó a Fiscella, un tanto contenido, y a Chavez, lesionado. Sin embargo, fue el que intentó meterse el equipo al hombro y, en base a sus gambetas, comenzó a generar. Era el único con esa intención futbolística hasta que Hernández le dijo basta suplantándolo por Mosman. El DT tendrá sus razones.

Ganó San Miguel. Y volvió a ganar Hernández con esos cambios a veces popularmente opuestos. Pero esta vez, fue el de posición de Almirón quien pasó de ser volante por la izquierda a jugar de delantero libre por todo el centro de ataque. Ahí lo ganó el Verde.

Son 5 puntos lo que lo separan a San Miguel del Reducido y para depender de sí mismo, ya ahora, deberá ganar lo que queda y esperar un ganador entre Juventud Unida y Yupanqui la semana venidera. Es cierto que necesita de otros resultados para lograr la Clasificación pero no debe olvidar que debe ganar su partido para esperanzarse. Se viene LN Alem, que quiere ser segundo, pero el equipo sigue en alza. 4 triunfos de los últimos 5 en juego. 13 puntos de los últimos 15 disputados. Como para no ilusionarse.



SOLVENCIA Y SOLIDEZ


 Gran y enorme triunfo de San Miguel ante el escolta San Martín de Burzaco por 2 a 1. Los goles del local los hicieron Braian Chavez y Cristian Bruno en el segundo tiempo. Había abierto la cuenta, Barrionuevo para el conjunto de Diego Galeano.

Y varios puntos altos porque el rival era uno de fuste: escolta del líder Riestra y candidatazo al título. Por eso, lo de San Miguel es meritorio. Porque se encontó con un gol en contra cuando jugaba mejor que el rival, porque se lo dio vuelta con fútbol y sobrándole actitud y porque Patricio Hernández acertó con los cambios al meter a Bruno, autor del segundo gol, y a Julio Almirón que se cansó de hacer zurcos por la izquierda.

San Miguel mostró carácter y por primera vez en lo que va del torneo, "se saca de las casillas". Porque cuando finalizaba el primer tiempo, minuto 44 para ser más exacto, Claudio Paz, el Uno visitante, simuló un golpe. El árbitro pidió atención médica y tras ser observado fácil por tres minutos, dá por finalizado el tiempo inicial. Gran reproche de los dirigidos por Hernández que mostraron otra faceta. Ricardo Grieger encabezó la queja con justa razón y se ganó la amonestación. Pedían todos los jugadores de San Miguel, incluídos los suplentes, tiempo de adición y no solamente por lo acontecido por Paz sino por los minutos perdidos durante los primeros 45. Cristian Bruno se mostró nervioso y se lo hizo saber a este mal arbitro llamado Maximiliano Ramírez.

El equipo mostró una gran serenidad ante la impaciencia de la gente. Mientras se desesperaban los simpatizantes porque el equipo retrocedía cuando no le salía la jugada por derecha y Bernabé, por ejemplo, volvía la pelota para Pardini y este circulaba el juego hacia la izquierda para volver a empezar fue una muestra de la paciencia de un equipo que no se apoya en el nerviosismo de la gente.


Acierto de Hernández en los cambios porque Bruno le dio el gol del triunfo y porque Almirón fue un aluvión por izquierda. Lo único llamativo fue la salida de Brian Sánchez de un enorme primer tiempo. La pelota si pasa por Sánchez, San Miguel es un equipo que sabe que te puede lastimar. Y si encima saben que Chavez es un perro de presa que no da por perdida ninguna pelota, podríamos pensar que este equipo se muestra sólido arriba pero ayudado, en gran medida, por un tenaz Guido Alonso que sigue siendo el termómetro del conjunto.
Ganó el Verde ante su gente un partido muy duro. Se puso a 5 puntos de Yupanqui (5to hasta hoy) que juega mañana. San Miguel sumó 10 de los últimos 12 partidos y se muestra en alza. Le alcanzará? Ya no depende de sí mismo. Necesita ayuda. Que se dé.

CRÓNICA: SEBASTIÁN COLOMBO

OTRA VICTORIA PARA ILUSIONARSE


Ganó San Miguel en General Rodriguez en el marco de la fecha 23 suspendida aquella vez porque el estadio de Atlas se encontraba inundado.

El triunfo del Verde de Los Polvorines, segundo de manera consecutiva, se dio categoricamente ya que doblegó en varios pasajes al equipo visitante. El desarrollo del juego favoreció a los dirigidos por Patricio Hernandez durantye casi todo el juego, máxime en la primera mitad donde Brian Sanchez hizo estragos por todos lados.
Dos goles de Sanchez y otro de, cuándo no, Chavez rubricaron el triunfo de San Miguel ante un pobre equipo como el de Central Ballester que sólo atinó a atacar al final del cotejo logrando el descuento.
 
San Miguel se pone a 8 puntos de Juventud Unida, 5to en cuestión, y llega con dos triunfos de forma consecutiva. El sábado, el Lobo visita General Rodriguez y de caer y ganar el Trueno en Rosario los De Patricio Hernandez quedarían a 5 unidades debiendo jugar ante Juventud Unida antes de terminar el campeonato. Veremos.

VICTORIA PARA ACHICAR DISTANCIAS


San Miguel sumó unas nuevas 3 unidades para aspirar a la mejor clasificación del Torneo de la Primera D. Le ganó claramente a Muñiz 1 a 0 con gol de su mejor hombre, de Braian Chavez. El segundo tiempo fue lo  mejor del Verde que se encontró con un rival que lo "lastimó" en algunos pasajes sobretodo de la primera mitad. Así y todo, Ricardo Grieger, el Uno local, no sufrió sobresaltos y tuvo una tarde tranquila.
El Trueno Verde, que sigue lejos de los puestos de reducido, contó con los jugadores que le dieron un nuevo aliento al entrenador, Patricio Hernández. La figura del encuentro fue Braian Chávez, nuestro tanque todo terreno. El centro delantero generó varias chances de gol, de hecho, el único del partido fue por obra y gracia de su potencia. Chávez recibió de espaldas en el área, bancó a toda la defensa del Rayo Rojo y definió fuerte de cara al arco. Terrible momento. 

La victoria fue merecida ante un rival que se viene desinflando desde hace algunas fechas y también regaló todas sus esperanzas de sumarse al cuarteto por el segundo ascenso.

El primer tiempo estuvo contenido San Miguel con una extraña imprecisión en Guido Alonso, el motor de este equipo. Franco Fiscella contenido no podía portar lo suyo. Entonces fue, Braian Chavez quien se hizo cargo de la batuta pidiendo todas las pelotas que trascurría por el mediocampo. Brian Sanchez se lo notó falto de fútbol pero su gambeta puede ser importante para lo que resta del torneo máxime tras la lesión (podría ser desgarro) de Dubini. Un remate de Kevin al lado del palo izquierdo, dos sendos cabezazos de Chavez dieron muestras del potencial del local.

Lo mejor del equipo del equipo estuvo claramente en el complemento. Esteban Carmenini más práctico aprovechó el andarivel para marcar diferencias. Y si se le suma el buen momento de Bernabé la zona derecha, tan débil ante El Porvenir aunque con otros interpretes, fue otra cosa. Por presencia y profundidad. Hasta fue bueno el ingreso de Cristian Bruno, de lo mejor del año para el ex Midland. Su misión es meter goles pero para este cotejo se lo vio en otra faceta. Contención del balón y asistidor como a Chavez por la derecha o a Inzaurraga por la izquierda. Le faltó el gol a Bruno que aprovechó muy bien estos minutos en cancha.

A las lesiones de las últimas semanas, entre ellas las del arquero Ezequiel Velázquez, ahora hay que apuntar la de Kevin Dubini, quien sufrió una molestia muscular y tuvo que ser reemplazado en la primera etapa. En estas hora se sabrá la gravedad de la lesión.

El Trueno jugará el suspendido con Central Ballester el miércoles (sin público, por el momento en Atlas), y el domingo viajará a Rosario para enfrentar a Argentino. Dos juegos cruciales para manterer la escasas ilusiones de clasificación.