** OTRA DERROTA MÁS ** SAN MIGUEL VOLVIÓ A CAER COMO VISITANTE 3 A 0 ANTE ALMIRANTE BROWN ** FUE EL SEGUNDO PARTIDO DE LA ERA MARCHESI Y EL EQUIPO AÚN NO CONVIRTIÓ ** EL MIRASOL OBTIENE SU PRIMER TRIUNFO ANTE EL TRUENO LUEGO DE LA VUELTA A LA B ** EL DOMINGO 20/10 RECIBIRÁ A SACACHISPAS F.C.

PREOCUPAN LAS LESIONES

En San Miguel los problemas físicos se suman fecha tras fecha. Desde esta tarde, Lescano tendrá que evaluar como terminaron el último sábado dos jugadores importantes, como lo son Maldonado y Delgado. Ambos recibieron fuertes golpes en Berisso, y tienen estos días para trabajar esperando por el encuentro ante Sacachispas.

Las buenas fueron la vuelta, al menos al banco, de Matías Abraham, quien sanó de sus inconvenientes en el brazo y la respuesta de Kulich ante la exigencia de noventa minutos de fútbol. Pero, complicó las cosas el accidente laboral de entre semana que sufrió Rodrigo Chao, mediocampista/defensor que se perdería lo que queda del año.
Tampoco están bien el arquero Gonzalo Díaz y el delantero Emanuel González, ambos con molestias que arrastran desde hace rato. Por su parte, al zurdo Steinbach le vendrá bien esta semana para tomar más ritmo y, pudiendo ser una chance cierta, prepararse para la titularidad contra el Lila. Otro delantero que aguarda su recuperación es Pablo Peruchena.

En definitiva, el Trueno sufre de una mala pretemporada y del mal estado de las canchas, problema del que no escapa el propio Malvinas Argentinas.

EMPATE EN BERISSO
San Miguel igualó con su par de Villa San Carlos en Berisso en un tanto. El gol del Trueno lo marcó Ariel Arias en el primer tiempo y con eso bastó para llevarse una unidad a Los Polvorines.


El Trueno, que sumó por segunda vez consecutiva, pudo y supo reponerse ante la adversidad en el resultado uy en la condición de visitante ante un candidato que si ganaba quedaba en la punta del certamen.


En una tarde con muchos inconvenientes para manejar la pelota, en parte por el viento, en parte por lo reducido del campo de juego, el Trueno sumó un buen punto en Berisso. No fue precisamente un partido de alto vuelo técnico para el equipo de Lescano, pero en lo táctico fue irreprochable. En el esquema, fue interesante la entrega de Ugarriza, quien se repartió entre el medio y la línea media, lo mismo que Kulich y su cada vez mejor condición física. San Carlos llegaba al encuentro con chances de subirse a la punta del torneo, al menos hasta que completaran la fecha JJ Urquiza, Bera y Excursionistas. Por su parte, el Trueno quería cortar la mala racha como visitante para afianzarse en la idea del entrenador, esa idea de sumar fuera del Malvinas y seguir haciéndose fuerte de local, donde San Miguel cayó sólo ante Defensores Unidos en Pilar y cosechó dos victorias consecutivas. Sabemos que la cancha de San Carlos es de las más chicas de la categoría, junto a la de Lamadrid, y por eso es importante el juego aéreo. Y si a la cuestión espacio le agregamos el viento, la confianza de un rival que quiere ser puntero, el empuje de sus hinchas por la victoria, la estatura de algunos jugadores como Miranda, etc, uno tiende a imaginar un partido complicado en la previa. Sin embargo, cuando se cuenta con dos centrales que fueron unas fieras, como el caso de Arias y Scarnato, un mediocampo que corre y mete, en donde se destacaron Ojeda y Durán, y un equipo concentrado para salir rápido de contra, entonces tenemos como para pensar que se puede. Y el Trueno pudo, pero se le negaron oportunidades, en las que la paciencia y la suerte fueron factores claves para que la visita no se trajera los tres puntos.

El desarrollo del encuentro fue de paridad, y si, como hacemos muchas veces, tenemos que partir los noventa minutos en dos, lo más acertado sería decir que hubo un tiempo para cada uno. Para la Villa el primer período, donde no logró aguantar la ventaja parcial, y el segundo para San Miguel, etapa en la que apenas pasó un momento de sofocón, pero que en la mayor parte lo tuvo mejor parado y con chances ciertas de meter el segundo. San Carlos casi nunca contó con la participación prolija de Martini y Salinas, por eso es que eligió el centro para llevar riesgo al área de Gonzalo Díaz, quien en varias ocasiones salió apurado y sin los ojos en la pelota, lo que llevó algun susto en la segunda etapa. Mientras, en el Trueno eran correctos los encuentros entre González y Maldonado, pero la dupla no encontró apoyo en Ceballos como referencia de área y dejó pasar avances que pintaban para algo más.


Destacable fueron las ganas de Delgado, sobre todo para empezar a sacar al equipo del fondo y pelear en el medio después de aguantar los primeros quince. En la imprecisión que signó la primera media hora apareció una de las tantas malas decisiones de Amato, quien siempre confundió con sus indicaciones, ya que llegó a percibir una falta dentro del área del Trueno, a lo que cobró un penal que Martini convirtió en el primero del partido, y su gol número 80 con la camiseta de la Villa. Diferencia a la que San Miguel pudo responder rápido, algo importante para lo anímico, cuando Arias aprovechó una siesta de Córdoba, Ochandorena y el arquero Spina, los tres de buen juego, y empatar de cabeza tras un tiro libre de Maldonado. Así, se cerraba el primer tiempo, con un empate justo. La parte final fue para los de Lescano. El Verde dispuso de varias chances, sin embargo no tuvo la claridad frente al arco que hubiese podido marcar el destino del encuentro. Maldonado se encontró con una pelota picando para su zurda, pero remató sobre el cuerpo de Ochandorena; más tarde, el enganche peleó una bola en el área que no pudieron empujar ni Delgado ni el regresado Juan Steinbach; en otra, Acciaresi cerró un remate que pedía centro y Spina mandó la pelota al córner, en el cual Fuentes gano peró no tuvo buena dirección en su cabezazo; antes, lo tuvo Durán, en una gran pared con González, perdido en la segunda parte, pero el volante central pifió de cara al arquero rival; fueron varias en las que faltó justeza para quebrar la igualdad. Por el lado de San Carlos, fue muy flojo lo de los de Berisso y, salvo la buena ejecución de pelota parada del ingresado Avalo Piedrabuena, no tuvo argumentos para merecer algo más que la unidad final. Fue ante estos centros cruzados que Díaz no estuvo seguro y supo quedar pagando, pero la suerte estuvo con el uno, y el empate no se rompió. A la Villa de poco le sirvió el empuje final, siquiera le sirvió sumar gente grande, como Medina, para acorralar al Trueno con pelotazos, fue en ese momento cuando más se vió la buena tarde de los grandotes de San Miguel, quien pudo desnivelar de contra, pero no se dio.

En resumen, buen partido contra uno de los animadores del campeonato, equipo que ahora espera por su clásico rival, Defensores de Cambaceres, después de 14 temporadas sin cruzarse. Para San Miguel un punto que engrosa el promedio, que da aire para encarar los últimos partidos del 2008, y que hace pensar en positivo a un plantel que está lastimado en lo físico pero que muestra fuerza para sacar adelante este tipo de juegos. Ahora se viene Sacachispas en el Malvinas, los de Soldati cayeron de local ante Lamadrid por 4 a 0, y pinta como una buena oportunidad para volver al triunfo en casa.


SAN MIGUEL formó con:

DIAZ

KULICH - ARIAS - SCARNATTO

DELGADO - OJEDA - DURAN - UGARRIZA

MALDONADO
CEVALLOS - GONZALEZ

SE ESCAPÓ EL PUNTO

Los Andes 1-0 SAN MIGUEL En un encuentro sin grandes relieves, el Trueno lo perdió casi en el final. Sebastián Valdez mandó al fondo de...