Próximo encuentro: EN LA "B" METRO!!! / Encuentro anterior: Final, Vuelta: Cadu 1 SAN MIGUEL 2 / Goles: Martín BATALLINI x 2 / VAMOSVERDE #VAMOSSANMIGUEL.

FÚTBOL, NO GUERRA

Cuando decimos que la prensa juega un papel importante en determinadas situaciones dejamos expresada nuestra preocupación por las irresponsabilidades en las que muchas veces podemos caer. Hablamos en la nota anterior de bajar los decibeles, algo que tiene relación directa con ejercitar la cautela, la prudencia, en definitiva con medir las palabras. Conocedores de lo dificil que puede ser abstraerse de la pasión que genera el fútbol, somos un medio partidario, esperamos poder contribuir a no poner el acento en que la no violencia resulte la excepción a la regla. El fútbol es fiesta, no guerra, no nos acostumbremos a pensar otra cosa. Que la noticia del domingo por la tarde sea un resultado deportivo, y no que felizmente nada relacionado con la violencia se dio en Los Polvorines. La excepción es la violencia, no nos engañemos.
Lo que menos quisiera es hacer periodismo de periodistas, sin embargo en ocasiones se hace inevitable para invitarnos a pensar en dónde estamos parados. Desde hace unas semanas se viene instalando un clima de tensión innecesario alrededor de este San Miguel - Excursionistas, echando más leña al fuego de la aconsejable. Lo grave es que eso surja de dirigentes, protagonistas y periodismo, ámbitos en los que la calma debiera primar. Por eso, quiero notar este fragmento de un informe publicado en las últimas horas en una página muy importante del ascenso argentino:

"En el programa radial de ......, que se emite por ......... de lunes a viernes de 23 a 0.30 horas, el técnico "Villero" Omar Santorelli dijo sobre el peligroso partido que se va a jugar el domingo en Los Polvorines: `Mis muchachos están preparados para ir a jugar a la cancha de San Miguel. Nosotros nos preparamos para ir a jugar un partido de fútbol y la idea es traernos los tres puntos, porque los necesitamos para pelear el campeonato. No temo a lo que pueda pasar fuera de la cancha. No creo que pase nada porque nos garantizaron la seguridad para con nuestra delegación. Estoy y estamos (por el plantel) tranquilos'".

Acaso no basta con escuchar que los organismos de seguridad etiqueten partidos como de "alto riesgo" y exijan grandes cantidades de efectivos policiales, que ahora también desde la prensa se refiera a un encuentro de fútbol como "peligroso partido". Trascurrimos diferentes canchas, sabemos la locura en la que se vive, no obstante eso, ¿por qué mal predisponer al hincha pacífico que concurre a los estadios, que en definitiva es la mayoría? Señores, la norma pasa por el que quiere ver a su equipo, alentarlo, transpirar la camiseta en una tribuna, dejar sus veinte pesos en boletería para sostener la economía de su segunda casa, y no por quienes motorizan, a partir de la violencia, diferentes negocios escudados detrás de un club. La normalización del estado de crispación, término de moda como pocos, no hace más que darle de comer a aquellos que promueven tribunas visitantes vacías, a quienes disputan el corazón de una popular mostrándose bravos, mientras no son más que serviles al padrino de turno, en nada suma para desterrar la violencia.
Bien Santorelli, "...no temo a lo que pueda pasar fuera de la cancha", dijo el entrenador de Excursionistas. Seamos coherentes. Nada va a pasar en San Miguel, sólo noventa minutos de fútbol, una fiesta en las gradas, que ojalá terminen con un grito de triunfo para el Trueno Verde. Si algo distinto se diese en el Malvinas Argentinas es responsabilidad de todos censurarlo, pero la prevención es primordial, antes que la represión, ya sea física o discursiva. Los medios, formadores de opinión, de sensaciones, debemos arengar al genuino hincha a llenar estadios, a trabajar por el crecimiento de las instituciones sociales, esa es la fórmula para ir ganando terreno en la verdadera lucha, la de la reconciliación con objetivos tan desdibujados como es la vuelta de la familia a las canchas.