** OTRA DERROTA MÁS ** SAN MIGUEL VOLVIÓ A CAER COMO VISITANTE 3 A 0 ANTE ALMIRANTE BROWN ** FUE EL SEGUNDO PARTIDO DE LA ERA MARCHESI Y EL EQUIPO AÚN NO CONVIRTIÓ ** EL MIRASOL OBTIENE SU PRIMER TRIUNFO ANTE EL TRUENO LUEGO DE LA VUELTA A LA B ** EL DOMINGO 20/10 RECIBIRÁ A SACACHISPAS F.C.

COSTÓ MUCHO, PERO GANÓ EL TRUENO

ESTE "CHUECO" CAMINA DERECHO


Emmanuel González terminó siendo decisivo para la victoria del Verde. A pesar de no convertir, el delantero puso en dos ocasiones el cambio de ritmo que el equipo no encontraba y asistió a Leiva y Páez para que San Miguel saqué los tres puntos ante Villa Dálmine. Lo cierto es que el Viola fue superior al local cuando puso la pelota contra el piso, pero no pudo liquidar el encuentro cuando el trámite le era favorable.
ABRAZO DE GOL CON EL CHUECO GONZALEZ


El conjunto campanero tuvo el control del juego mientras Coceres, Peralta Cabrera, Ubiria, Gorosito y Muñoz conformaron un quinteto por el cual corría el balón con cierta justeza, sin embargo, cuando San Miguel compensó el mediocampo en la parte final las cosas se hicieron más parejas. Para ese cambio fueron importantes el ingreso del juvenil Nicolás Di Cicco, reemplazante de Romero en el entretiempo, y las contadas, pero vitales, intervenciones de Emmanuel González. Otra tarde floja de Maldonado, quien, a pesar de algunas pinceladas, no se hizo eje del equipo.
Mientras San Miguel estuvo dubitativo para la marca, los ya mencionados jugadores de la visita se hicieron ingobernables, sobre todo por el lado derecho de la defensa de tres que propuso Vendakis. El primer tiempo de Kulich fue para el olvido; de hecho, el tanto de Peralta Cabrera que habría el marcador vino por un pelotazo cruzado al área que el delantero cabeceó ante la pasividad en el salto del defensa. De no ser porque la primera oportunidad fue de San Miguel, cuando Leiva no pudo conectar un centro de Maldonado, se podría decir que Villa Dálmine fue neto dominador de la media hora inicial. En esa primera etapa, Muñoz y Rocha perdieron el gol, aún antes del anotado por el delantero paraguayo del equipo de Pérez, Gorosito perdió el segundo gracias a una rápida reacción de Curieses en el mano a mano, y Coceres estrelló un precioso tiro libre en el travesaño. La ventaja parcial del Violeta era justificada, pero el Trueno encontró la igualdad a poco de concluir el período. Un enganche de González, un milimétrico centro-pase de éste a la cabeza de Leiva, y un ajustado frentazo del ex Talleres de Remedios de Escalada dieron a San Miguel la tranquilidad antes de la vuelta al vestuario. Leiva, con impresiciones y todo, fue lo más peligroso para el Verde dentro del área, y en el cierre concretaba su debut en las redes con la camiseta del Trueno.
El descanso fue propicio para que San Miguel se replanteara varias cosas, y ese empate agónico era una buena excusa para salir a buscar el encuentro. Vendakis le brindó auxilio a Maxi Ojeda con Di Cicco, y el doble cinco agregó presencia en el medio para un conjunto que, no obstante, siguió sin poder dar buen destino al balón. El primer cuarto de hora mostró a un Verde batallador, esta vez el circuito de juego que Dálmine había exhibido antes no tenía tanto peso. Algunos problemas físicos en la visita dieron oportunidad a San Miguel de mandar al frente a Varela y Victor Ojeda, pero éste último no anduvo preciso para entregar la pelota a sus compañeros.


La primera de los cuarenta y cinco finales fue del Viola, por un tiro libre que Ledesma hizo pegar nuevamente en el travesaño. En la respuesta, Leiva desvió un cabezazo tras un buen centro de Varela. Por momentos con desarrollo cerrado, el encuentro no tenía rumbo cierto, hasta que Dálmine conseguía hacerse dominador del balón, a lo que el Trueno proponía una fricción permanente. La mejor expresión de esto fue la chance de Peralta Cabrera, quien no tuvo espacio suficiente para definir una buena jugada colectiva debido al arrojo de Scarnato frente a un rival que se alistaba a quebrar de nuevo a Curieses. Desde entonces, el juego cambiaría, y los entrenadores tendrían mucho que ver en ello.
Cuando se jugaban treinta minutos, Vendakis puso a Gabriel Paéz por Victor Ojeda, y le encargó el desequilibrio por el sector derecho de la ofensiva Verde. Por el otro lado, Emmanuel González tenía la misión de romper la última línea, mientras Leiva se debatía contra los altos Acosta, Navarro y compañía, y Di Cicco ocupaba la banda derecha dejada por el sustituido Victor Ojeda. Por su parte, un rato después, Carlos Pérez reemplazó al siempre complicado Mariano Gorosito y puso a Eduardo Agüero para poblar la mitad de cancha. Así, el Viola empezó a resignar sus aspiraciones de salir victorioso de Los Polvorines.
En la siguiente emoción del partido, Emmanuel González falló un cara a cara con De Nicola, quien llegó a contener parcialmente el toque del "Chueco", dando lugar a la salvada sobre la línea de Navarro. Apenas un minuto más tarde llegaría el desequilibrio en favor del Trueno, cuando Páez, entrando libre por derecha, tocó de aire al gol un pase de González, luego de un desborde por el costado opuesto del mismo. El santiagueño desató la locura en el Malvinas, y se confundió en ella con su rápida corrida para festejar con su familia el retorno al grito con San Miguel. Merecido desahogo de Páez, quien vio mermadas sus oportunidades con la partida de Tradito y que la pasó muy mal en lo personal por algunos inconvenientes en su anterior lugar de residencia.

Además, en medio de la euforia, Emmanuel González se retiró reemplazado por Victor Arnedo con la sensación de tarea cumplida y sumamente exhausto. Con el ingreso del juvenil, San Miguel cerró el partido y Dálmine apenas si inquietó en los diez finales con ollazos al área que muy bien descolgó Curieses. El arquero corrigió algunas desatenciones en el juego por arriba que lo habían complicado en partidos anteriores.

Cuando el Vigliano marcó el centro del campo, en lo que fue la primera victoria del Verde bajo su arbitraje en la temporada, San Miguel procuró borrar esos instantes de intranquilidad que le tocó pasar durante pasajes del partido y pensar en el vuelco producido en la actitud en la parte final. Faltó concentración por momentos, precisión en otros, pero el coraje alcanzó para obtener un triunfo tan necesario como difícil. Dálmine se fue con el sabor amargo de haber merecido algo más, pero pecó por la inconstancia que tuvo en su estrategia de hacer correr la pelota, la cual tanto rédito le dió al principio. La frutilla del postre para el derrumbe Violeta fue la expulsión de Muñoz cuando transcurría el largo descuento dado por Vigliano.

Ahora el Trueno queda más afianzado entre los clasificados al Reducido, el viaje a Ensenada puede ser una visagra en el objetivo pautado. Ojalá las cosas salgan bien, y el próximo partido en casa, contra Berazategui, otra vez entresemana, nos encuentre fuertes para tomar la recta final del campeonato.

EL EQUIPO

Curieses;
Kulich, Scarnato, Sadauskas;
Victor Ojeda, Maxi Ojeda, Varela;
Maldonado, Romero;
Emmanuel González y Leiva.

Luego ingresaron Di Cicco, por Romero; Paéz, por Victor Ojeda; y Arnedo, por Emmanuel González.

Completaron el banco de relevos, Kippes, Correa, Ludueña y Giménez.
Los goles: Peralta Cabrera, a los 14' del primer tiempo; Leiva, a los 48' del mismo período; y Páez, cuando se jugaban 37' del segundo tiempo.

Fueron amonestados en San Miguel, Kulich, Emmanuel González y Leiva.

Por su parte, Muñoz fue expulsado en Villa Dálmine, a los 46' de la etapa final.

"No podemos equivocarnos"

WALTER MARCHESI El técnico del Verde, más allá del triunfo frente a JJ Urquiza, ya está pensando en el Clausura. El entrenador ...