** OTRA DERROTA MÁS ** SAN MIGUEL VOLVIÓ A CAER COMO VISITANTE 3 A 0 ANTE ALMIRANTE BROWN ** FUE EL SEGUNDO PARTIDO DE LA ERA MARCHESI Y EL EQUIPO AÚN NO CONVIRTIÓ ** EL MIRASOL OBTIENE SU PRIMER TRIUNFO ANTE EL TRUENO LUEGO DE LA VUELTA A LA B ** EL DOMINGO 20/10 RECIBIRÁ A SACACHISPAS F.C.

GRAN GOL

MIREN EL BUEN GOL DE DIEGO LUDUEÑA DE CABEZA

ESCUCHANDO LA RADIO, CLASIFICAMOS.

SE VIENE EL PASO A PASO,
PERO DEBE SER A PIE FIRME;
SI NO, DE NADA SIRVE.
San Miguel paseó las incoherencias de este ciclo 2009/2010 por Loma Hermosa; así y todo, a pesar de caer por 3 a 2 con JJ Urquiza, el Trueno consiguió el último escalón en el reducido.

El Verde cerró la temporada cosechando apenas tres unidades de quince posibles, gracias a la victoria ante Lamadrid en tiempo de descuento el pasado domingo. San Miguel cambió el tercer entrenador hace exactamente doce días, nuevamente volvió a carecer de definición, porque chances de gol esta tarde no faltaron, a esto, además, hay que sumarle que le dieron vuelta el partido en tan solo dos minutos, que varios jugadores se perdieron en el terreno en posiciones que no ocupan habitualmente, y que Adrián Maldonado se hizo echar cuando, con lo justo y necesario para un enganche, estaba pasando por una de sus mejores actuaciones en este año.
Las expectativas puestas en este plantel, con sus virtudes y limitaciones a cuestas, casi concluyen por el piso después de una nueva bofetada de Omar Santorelli allá por diciembre de 2009, incluida la contratación de tres refuerzos ya sabiendo que se iba a Central Córdoba de Rosario; pero, también, por los desmanejos varios en los que incurrió el máximo aportante de dinero del fútbol del Trueno Verde, el cual sirvió para conformar uno de los presupuestos más altos de la divisional y, algo por lo que le debemos total gratitud a Claudio Ramos, poner en condiciones al Malvinas, tanto como devolver en los de afuera la confianza económica que hace tiempo no tenía nuestra institución; por actitudes de algunos futbolístas que nos obligan a poner entre comillas para ellos el título de "profesionales"; por lo vergonzoso que terminó siendo el retorno y salida de Juan Tradito al club, con errores de todos y cada uno de los actores de esa novela del verano; y, por último, por las tan comentadas insuficiencias que demostrara durante las treinta y ocho fechas este San Miguel que nunca se supieron corregir, siquiera usando treinta y cuatro jugadores distintos, y acá léase falta de gol, de recambio en algunos puestos, como el de creador, desconcentraciones imperdonables, disputas entre compañeros y para con el técnico de turno, entre otras cosas.
Todo esto puede sonar a balance, cuando aún resta para el Trueno Verde el afrontar el reducido. La pregunta es con qué perspectivas se va a disputar ese paso ineludible rumbo al ascenso, y es que las dudas generadas desde el décimo lugar final que ocupó el equipo se ponen a la orden del día. El deseo, de más está decirlo, es el salto a la tercer categoría de nuestro fútbol, y eso se dará con un buen desempeño en el octogonal y la consecuente gloria en la promoción con un conjunto de la Primera B Metropolitana. Ese es el anhelo de todos desde la fecha uno del campeonato. Sin embargo, si analizamos el rendimiento de San Miguel, con todos los condicionantes antes mencionados, y encima complejizamos el panorama agregando que la primera llave del reducido será con partido único de visitante y con la ventaja deportiva para el contrario, los pronósticos claramente no nos favorecen. El próximo miércoles, ante Barracas Central o Excursionistas, empieza otro mini torneo, ojalá cambien muchas cosas en estos días que quedan en el Trueno, sino parece misión imposible.
Pero, no todo es negativo, la llamita de ilusión de hincha que llevamos dentro continúa encendida, quiere seguir ardiendo, ahora depende de ustedes muchachos. Queremos a un San Miguel en la B, pero que el árbol no nos tape el bosque, desde la crítica constructiva y la imparcialidad que precisamos para cumplir nuestro rol de comunicadores estamos comprometidos a poner sobre la mesa todo lo que a lo largo de estos ochos meses fue sucediendo. Y lo dicho no es todo, por eso es que desde este momento queda esperar que aflore en cada protagonista el orgullo que representa vestir la camiseta del Trueno Verde. Nos encomendamos a ustedes.
Por otra parte, es cierto, hubo un partido en Loma Hermosa. Con mucha tensión, de ambas partes. Es que el resultado cambiante y las noticias que llegaban de otros estadios hacían que, en ocasiones, lo que pasaba en las tribunas nos captará más la atención que lo que ocurría dentro del campo de juego.

San Miguel contó con un enchufado Maldonado en el cuarto de hora inicial de cada período, de hecho desde sus pies el Trueno se movía complicando a JJ Urquiza. Sin embargo, cuando la visita comenzó a perder la pelota, algunos jugadores se las vieron complicadas. Por casos, Maximiliano Ojeda no rindió ocupando el sector derecho de una línea defensiva de cuatro hombres, un fondo en el que Kulich tenía la cancha cambiada al jugar por izquierda y en la que Steinbach y Daniel González perdieron esa condición de tiempistas que les conocemos ante jugadores veloces y pícaros como Toledo o Bogado. Luego, entre los mediocampistas, Varela fue diluyendo su labor, hasta no tener una tarea definida como volante de ataque o de defensa. En esa parte de la cancha, Lucas Scarnato quedó varias veces a medio camino por lo pesado del campo de juego y la presencia de gente experimentada como Bataras, mientras que Victor Ojeda fue, quizás, el que más clara tenía su misión, la de llegar al fondo y tirar la pelota al corazón del área, pero la supo cumplir en cuenta gotas. Por otro lado, ya dijimos que Maldonado fue de mayor a menor, y culminó una mala tarde con la expulsión, situación que dejó desconectados en la ofensiva a Emmanuel González y Diego Ludueña, como pasara con Walter Giménez y Guillermo Leiva más tarde. El equipo de Moralejo peleó el partido, pateó bastante al arco, pero el apuro por el resultado le jugó en contra cuando sin pensarlo se encontró tres a dos abajo.
El primer tanto del encuentro fue para el local, debido a sucesivos fallos en la marca de Varela, Kulich y Maxi Ojeda, que terminaron con Diego Toledo empujando la pelota ante la débil resistencia de Curieses. El uno a cero parcial encontraba a los de De la Fuente con una leve superioridad, sin embargo pasarían sólo cinco minutos para que Ludueña peinara un centro de Maldonado poniendo el balón lejos del cuerpo de Arzamendia. En quince minutos, la cosa estaba igualada, tanto en el marcador como en el trámite. La delantera Verde, conformada por González y Ludueña, preocupaba al fondo del Celeste, sobre todo porque autor del primero para San Miguel hacía bien las veces de pivote. Mientras, JJ Urquiza inquietaba por su costado derecho, como sucediera en gran parte del partido. Por eso, Kulich alternaba buenas y malas frente a las incursiones de Barcos, y el apoyo de Aguirre y de Toledo o Bogado, quienes se alternaban para salir del área y reclinarse sobre un lado buscando tomar contacto con el balón. Con la pronta desaparición de Maldonado del desarrollo, San Miguel se iría apagando ya cerca del final del primer tiempo. Una etapa que concluía empatada en uno, con pasajes de paridad y una tendencia de dominio del lado local. El empate nos era suficiente para no depender de ningún otro resultado fuera del de Loma Hermosa.

Para la parte final, el juego siguió siendo de dientes apretados, pero el desnivel llegaría, esta vez, primero para San Miguel. Una buena jugada por la izquierda entre Maldonado, todavía metido en el partido, y Varela terminaría en un centro de éste último, una floja respuesta de Arzamendia y el toque de zurda de Emmanuel González para convertir el segundo del Verde. Iban diez minutos, empezábamos a preguntar por lo que sucedía entre Talleres y Argentino de Rosario, porque una victoria del Salaíto ponía a San Miguel entre los mejores cinco equipos. Sin embargo, como pasara contra Excursionistas, las desatenciones se pagarían caro. En un abrir y cerrar de ojos, por Bataras, raramente desmarcado en una pelota parada, y un auto gol de Claudio Steinbach, JJ Urquiza volvía a recuperar el triunfo parcial que supo tener, y que sabría defender hasta la culminación de los noventa minutos.

Una vez abajo en el marcador, San Miguel entró en el apuro que suponía una derrota que, de darse una victoria de Laferrere, lo podía dejar sin reducido. Finalmente, San Miguel no tendría un cambio genuino que lo hiciera ciertamente merecedor del empate, más allá de las obvias ventajas que te otorga un rival tirado atrás y los riesgos que crean centros cayendo sobre el área del Celeste. Por suerte, o mueca del destino, vaya uno a saber, Laferrere no pasaría del empate en Berazategui, quedando a dos unidades de un Trueno Verde, que fuese superado tanto por El Porvenir como por Ferrocarril Midland. Así, el Trueno terminó conformándose con el octavo puesto para el reducido, favorecido porque Argentino de Rosario no podrá disputar dicha instancia debido a quedar relegado a la promoción contra un equipo de la Primera D. Colgados de la tabla, y como vagón de cola, pero clasificamos.

Lo que viene es muy duro, ya veremos si nos juega a favor una formación rival desmoralizada, ya que el Trueno debe aguardar a que Barracas Central y Excursionistas definan al campeón del certamen el próximo domingo en la cancha de Atlanta, debiendo enfrentar al perdedor de ambos en la primera rueda del reducido. Puede que perder una final resulte un golpe de nockaut para alguno de los dos. Pero, empecemos por casa, San Miguel no puede más que ordenarse para dar lucha en lo que viene. De nada sirve dar vuelta la página y pensar en este octogonal como algo nuevo, de los errores debe aprenderse, y hay muchos.

"No podemos equivocarnos"

WALTER MARCHESI El técnico del Verde, más allá del triunfo frente a JJ Urquiza, ya está pensando en el Clausura. El entrenador ...