Próximo encuentro: EN LA "B" METRO!!! / Encuentro anterior: Final, Vuelta: Cadu 1 SAN MIGUEL 2 / Goles: Martín BATALLINI x 2 / VAMOSVERDE #VAMOSSANMIGUEL.

EXTRACTO



La política municipal sobrevuela el 
Club San Miguel que se quedó sin presidente.
Miércoles, 23 de Mayo de 2012 00:23

Nuevamente, la historia del club San Miguel tiene ribetes políticos. Así como en el año 2006 El Embudo anticipó el intento de convertir a la sede de la institución en un proyecto inmobiliario, ahora la política partidaria vuelve al centro de la escena, pero de otra manera. Ya no se habla de la misma idea, pero sí está claro que el municipio hace tiempo decidió involucrarse de lleno. La última movida se concretó en las últimas horas y terminó con el presidente Oscar “Misionero” Basualdo fuera del club. Se armó un triunvirato para conducir los destinos de la institución.

El intendente de San Miguel, Joaquín De La Torre decidió involucrarse de lleno en la vida de los clubes del distrito. Quizá su experiencia en el deporte y en la presidencia del club Regatas de Bella Vista lo hayan impulsado a ver la dura realidad de la mayoría de las instituciones de manera distinta. En un primer momento, el municipio volcó su apoyo logístico y económico a la actividad del vóley. Les fue bien. Entonces se lanzaron a hacer lo mismo con el fútbol de San Miguel y de Juventud Unida.

Pero el caso particular de San Miguel es distinto. Sin menospreciar al resto de las instituciones, lo que sucede en la sede de la calle Angel D´elía repercute de una manera especial en la sociedad del distrito. Bien puede dar fe de ello Aldo Rico y Oscar Zilochi cuando pagaron los costos políticos que querer introducir un negocio inmobiliario en esos terrenos de la mano de Santiago Cúneo y compañía. El argumento era edificios por deuda. El llamado plan Fénix (por el Ave Fénix) no se concretó. Pero la situación económica e institucional del club siguió avanzando hasta llegar a la quiebra, con la consecuente incorporación de la justicia al tema. De la larga historia que sobrevino a todo ello se dio cuenta en varias oportunidades.

En la actualidad, el municipio de San Miguel tiene injerencia en el manejo del fútbol de la institución. De hecho, el director técnico Felipe De La Riva es quien asesora en la materia a los funcionarios a cargo. Fue el propio De La Riva el que llamó al técnico (Ahora ex) Gustavo Orescovich para sugerirle que "era mejor" que el equipo no clasifique al reducido para "tener más tiempo de armar el equipo para el próximo torneo". Y también el “uruguayo” le dijo en su momento a Pablo Cameroni que tenía que ser el futuro DT.

Pero el tema parece no agotarse en el manejo del fútbol y la idea es tener un control mayor sobre el resto de las actividades. De hecho, la comuna venía auspiciando al básquet y al vóley de San Miguel. Y uno de los obstáculos era la presencia allí del presidente Oscar “Misionero” Basualdo quien siempre se manifestó en contra del gobierno municipal. En los papeles, la administración la venía llevando el ex secretario de Hacienda de Zilochi, Carlos Gallo.

A partir de la semana pasada, Oscar Basualdo ya no preside el club. Ahora es un triunvirato el que está al frente, compuesto por el propio Carlos Gallo, el síndico Armando Bozzini y el Dr. Juan Carlos Brabo, integrante de la comisión de fútbol y colaborador, en su momento, del dirigente de Malvinas Argentinas Luis Vivona.

Justamente Carlos Gallo salió hacer aclaraciones ante la información que brindó este medio en su cuenta de twitter (@tomy2430) y dijo que el intendente De La Torre se había involucrado “para ayudar al club con varios problemas, como la deuda con la AFIP”. Además descartó que el club “esté tomado” por la municipalidad. En tanto, Gallo dijo en FM contemporánea que el ex presidente Oscar Basualdo no iba al club y que la institución saneó el fútbol gracias a los aportes de sponsors (el municipio tuvo mucho que ver). Además el ex funcionario de Aldo Rico confirmó que el club debe cerca de dos millones y medio de pesos, pero habría incorporado un millón y medio al patrimonio de la institución.

Más allá de los dichos de Gallo, la vinculación del municipio existe. En el fútbol es más que notoria, donde gran parte de las decisiones las toma el jefe de gabinete Alfonso Coll Areco. De hecho, habría malestar en los integrantes de la comisión de fútbol que fueron invitados a alejarse de sus funciones o hacer cosas menores. No descartan la posibilidad de una “Toma” del estadio a manera de protesta.

En definitiva y según los detalles de las partes, el Club San Miguel vuelve al escenario político. La experiencia hasta aquí es que aquellos que lo intentaron pagaron costos. Quizá haya llegado el momento de cambiar la historia. Aunque las actividades no siempre tienen el mismo resultado ante manejos similares.