** OTRA DERROTA MÁS ** SAN MIGUEL VOLVIÓ A CAER COMO VISITANTE 3 A 0 ANTE ALMIRANTE BROWN ** FUE EL SEGUNDO PARTIDO DE LA ERA MARCHESI Y EL EQUIPO AÚN NO CONVIRTIÓ ** EL MIRASOL OBTIENE SU PRIMER TRIUNFO ANTE EL TRUENO LUEGO DE LA VUELTA A LA B ** EL DOMINGO 20/10 RECIBIRÁ A SACACHISPAS F.C.

CLAUDIO RAMOS ECHÓ A JORGE VENDAKIS

MORALEJO ASUME ESTE DOMINGO

Sorpresivamente, Claudio Ramos, el máximo aportante del dinero que maneja el fútbol del Trueno Verde, tomó la decisión de separar a Vendakis de su cargo tras perder ante Excursionistas, y así se lo hizo saber un rato después del pitazo final de Gonzalo López Aldazábal.En la misma cancha del Villero, Ramos fue el encargado, ante la sorpresa de los integrantes de la Sub Comisión de Fútbol de terminar con el ciclo del entrenador. Quienes están cerca de Ramos en la platea del estadio Malvinas Argentinas aseguran ya haber percibido contra Talleres de Remedios de Escalada cierto disconformismo de parte del empresario, pero nada hacía preveer esta medida. Más cuando San Miguel decide su clasificación al reducido en poco menos de diez días maratónicos.

De más esta decir, Vendakis no se mostró conforme con esta resolución, e incluso abría dirigido algunos insultos contra la persona de Ramos al escuchar la noticia. Según el entrenador, la decisión vino por no querer doblegar sus convicciones ante los pedidos del "hombre fuerte" de Los Polvorines. Algo similar a lo que se dijera fue uno de los detonantes para la salida de Juan Tradito en febrero.

De esta manera, después de cuatro triunfos, dos empates y cuatro derrotas, Vendakis pasa a ser el tercer director técnico que deja San Miguel en esta temporada. Santorelli, Tradito, y ahora Vendakis.

Esta novela dio poco lugar para los lamentos, es que el Verde ya cuenta con un conductor. El elegido es Abel Moralejo, quien había terciado hasta último momento durante el verano durante la sucesión de Santorelli. Justamente, Moralejo, junto a Tradito y Vendakis, sus inmediatos predecesores, había sido uno de los mejor considerados para tomar San Miguel allá por enero. Le llegó su oportunidad, apenas unas horas después de perder la categoría con Barracas Bolívar.

A continuación, el currículum del nuevo DT del Trueno Verde:

COMO JUGADOR:
En Argentina, Lanús, Deportivo Roca de Río Negro, Quilmes, Vélez, Instituto, Chaco For Ever, Douglas Haig de Pergamino, Colón, Almagro y All Boys. Además, en el exterior jugó en Blooming, de Bolivia.

COMO TÉCNICO:
En Argentina, Círculo Italiano de Río Negro, Independiente de Mendoza, Lamadrid, General Roca de Río Negro, Estudiantes de Caseros, Español, Atlanta, Belgrano de La Pampa, Alvarado de Mar del Plata, Sarmiento. Además, en el exterior dirigió a Deportivo Quito, Liga Portoviejo, Macará, todos de Ecuador; Provincial Osorno, de Chile; Sportivo Luqueño, de Paraguay; y tuvo una experiencia en el ascenso italiano.

NO NOS PRIVEN DE ESTA ILUSIÓN

SAN MIGUEL, UN EQUIPO "REDUCIDO"
*----------------------------*
El Trueno cayó en el Bajo Belgrano por 2 a 1, ante un Excursionistas que quiere dar la lucha por el ascenso hasta el final.
El visitante fue de mayor a menor, y cuando encontró el empate, en una jugada aislada, no tuvo los recursos para aguantar el punto que en la previa servía para mantenerse expectante entre los de arriba. Lo cierto es que todavía San Miguel se mantiene entre los clasificados al reducido, pero los márgenes de error se achican cada vez más y se viene un juego decisivo contra El Porvenir.

El conjunto de Jorge Vendakis, al menos hasta esta misma tarde, arrancó con todo, buscando aprovecharse de un rival que llegaba golpeado por algunos resultados en contra que le hicieron perder la punta en soledad. Los fantasmas de los campeonatos malogrados en campañas anteriores regresaban por la casa de Excursio, por eso la victoria era la única solución para los problemas de los de Sergio Rondina.

El Trueno empezó de nuevo con tres en el fondo, un esquema bien mentiroso si dejamos a descubierto la persecución que Lucas Scarnato hacía del armador Villero, Mario Aguilar. Scarnato, más Kulich, nunca dudaron en meterse en la cueva cuando fuese necesario para auxiliar al trío Steinbach-Correa-Sadauskas. Sin dudas, Federico Díaz, Canuto, Cérica, y el propio Aguilar, eran futbolístas a no descuidar. No obstante las precauciones, el Trueno apostó a agredir al local de entrada, así es como se lo perdieron Emmanuel González, con un remate al cuerpo de Ávila, y Kulich, quien con un cabezazo obligó a una salvada providencial sobre la línea de Zamponi. La consigna era probar al debutante Ávila, reemplazante del suspendido Dario Barrera en el arco de Excursionistas.
De a poco, Excursionistas fue emparejando el encuentro y a crear riesgo frente a Curieses. El arquero respondió acertadamente ante un disparo rasante de Díaz, pero quedó pagando en un centro de Aguilar que casi le permite a Cérica, entrando por detrás de todos, poner el primero del partido. Fueron quince minutos de ida y vuelta.

Promediando la primera etapa, el puntero hacía pesar su buen manejo del balón y tras una buena jugada entre Díaz y Cérica, que éste último no pudo empujar libre de marcas, un córner mal trabajado por la defensa del Trueno devino en el primer tanto del encuentro, convertido por Federico Gásperi. El defensor del Villero, que entrenase en Los Polvorines antes de iniciarse la temporada junto a Federico Díaz, pero no llegara a un acuerdo con la institución, empalmó una pelota llovida entrando al área menor para quemar cualquier reacción de Curieses. El mismo Curieses pecó al no salir a cortar en una pelota que bien podía ser del portero, aunque poco ayudaron sus compañeros en esa pelota parada.

El Trueno, obligado por el resultado, empezó a buscar el perímetro del arco defendido por Ávila, de excelente debut, pero esos intentos fueron más producto de la inercia misma que de un orden futbolístico preciso. Esa carencia vino dada por lo que sería otra floja tarde de Gabriel Paéz y de un poco participativo Guillermo Leiva. Está claro, y mucho más para quienes vemos al Trueno dentro y fuera del Malvinas Argentinas, que el solo ímpetu de Emmanuel González no es suficiente, sobre todo cuando la creación de Adrián Maldonado fracasa como en el Bajo Belgrano. El oponente era de fuste, como lo fue Talleres de Escalada, pero sigue faltando esa rebeldía que podíamos destacarle a este equipo cuando era comandado por Omar Santorelli.

Junto a González, quienes se destacaron fueron Sadauskas y Maxi Ojeda, sobre todo en la primera parte. Claudio Steinbach mostró esa personalidad que tanto le conocemos cuando San Miguel se desguarneció atrás para tirarse adelante a buscar la igualdad final, pero todo pasa por jugadores aguerridos que pueden romper con la ofensiva que tiene enfrente. Frente al arco rival las cosas volvieron a estar torcidas.

El final del primer tiempo mostró una buena oportunidad de Díaz para ampliar el marcador y el arrojo de Zamponi para taparle el remate a Emmanuel González, quien jamás logró acomodarse de cara al arco que da a la calle La Pampa para sacar el zurdazo desde el punto del penal. Además, fue muy discutida una aparente falta de Villanueva ante Leiva que era sancionable con la pena máxima en favor del Trueno.

Las chances en ese primer período estuvieron, no las pudo aprovechar San Miguel. El encuentro fue parejo, pero las siestas costaron caro, y lo mismo sería un rato después...

Para la parte final, el Trueno exhibiría su peor cara en la jornada. Nervios, mala fortuna, falta de actitud, falta de aptitud, es complicado encontrar la razón, pero San Miguel la tuvo complicadísima cuando quiso hacerse dueño del partido. Mientras Excursionistas trataba de regular los tiempos, temeroso de los vaivenes que viene teniendo su propio juego, San Miguel carecía de conducción. Las oportunidades más claras aparecieron en el primer cuarto de hora, primero con un tiro libre ajustado que entre Curieses y el palo derecho le negaron a Canuto, y con dos intentos de Paéz. De ellos, especialmente el segundo pinta en su justa forma lo que fue el andar del santiagueño en el partido porque, con todo el tiempo que un delantero puede pedir, eligió mal al definir mano a mano con Ávila, quien se topó con la pelota. No había manera, Paéz estaba en otro partido, lejos de su nivel, es tan así que sólo una vez rompió líneas y disparó lejos de zurda, apenas un rato antes de el encuentro que perdiera ante el arquero de los de Rondina.

Precisamente, el entrenador del Villero empezó a cuidar el triunfo con la entrada de Olmos por Cérica, cuando restaban quince minutos de juego. Como decíamos, Excursionistas no es el de hace unas fechas atrás, y el juego siguió abierto sólo por la inseguridad que lo viene persiguiendo. Aquel equipo avasallador tornó en uno cauteloso que atesora cada punto.

Sin embargo, la vida parecía sonreírle al Trueno, porque Leiva cabeceaba al gol un buen desborde de González, ya casi pisando los cuarenta. De una jugada algo aislada, puesto que tan sólo Leiva pisaba el área de Ávila para espera el centro, el mal cálculo de la dupla Baigorria-Zamponi le daba la posibilidad de redimirse parcialmente al delantero incorporado para la segunda parte del campeonato. Leiva cumplía con su cuota, obviando todos los reproches que uno pueda hacerle a la hora de bajar o aguantar una pelota, como pasara en este sábado.

Pero, esos instantes de desconcentración que marcáramos más arriba volverían enseguida nomás. El partido empatado invitaba a San Miguel a aferrarse a la unidad que hasta entonces sumaba, tan sólo faltaban cinco minutos. No obstante, el Trueno puso sus ojos en la pelota y olvidó al hombre, a Mario Aguilar. El enganche, insólitamente, recibió libre, abandonado por la marca que salió a tapar al jugador que traía la pelota, Fontenla, quien habilitó muy bien al ex Estudiantes de Caseros. Aguilar, con la calidad que lo caracteriza, pinchó el balón por sobre Curieses y, cuando parecía que la pelota tenía destino de red, entró Alejandro Baigorria para asegurar los tres puntos que tanto precisaba el Villero. Otra error, otra bocha adentro.

En resumen, San Miguel la peleó, en varios de sus jugadores eso es innegable, pero no facturó cuando pudo, un poco por mala suerte, y otro tanto por el desprecio que algunas veces se le pone a jugadas vitales para el desarrollo de un partido de fútbol. Y encima, los fallos se sufrieron en el arco como pocas veces sucede, algo que nos invita a recordar que enfrente estaba un "once" que quiere ascender. El Trueno, a seguir remándola, pero con otro capitán por que para Vendakis el camino en este barco se concluyó. Ojalá no se tire tanto sacrificio por la borda a tan poco de la meta.

SE ESCAPÓ EL PUNTO

Los Andes 1-0 SAN MIGUEL En un encuentro sin grandes relieves, el Trueno lo perdió casi en el final. Sebastián Valdez mandó al fondo de...