** OTRA DERROTA MÁS ** SAN MIGUEL VOLVIÓ A CAER COMO VISITANTE 3 A 0 ANTE ALMIRANTE BROWN ** FUE EL SEGUNDO PARTIDO DE LA ERA MARCHESI Y EL EQUIPO AÚN NO CONVIRTIÓ ** EL MIRASOL OBTIENE SU PRIMER TRIUNFO ANTE EL TRUENO LUEGO DE LA VUELTA A LA B ** EL DOMINGO 20/10 RECIBIRÁ A SACACHISPAS F.C.

OMAR SANTORELLI: “El culpable soy yo”

Omar Santorelli se hace responsable absoluto de la derrota porque “los jugadores ganan los partidos y los técnicos los perdemos”. Pero lo cierto es que San Miguel mereció más y así lo cree Andrés Marquiegui: “no merecimos perder, lo buscamos pero hoy no era nuestro día”.

Es que San Miguel tuvo las chances de ponerse en ventaja y no lo supo aprovechar. Barracas Bolívar hizo su negocio y “se llevaron demasiado”, dice el volante.

Otro jugador que se fue muy caliente del encuentro es Gabriel Páez, el delantero tuvo varias para convertir y no pudo: “yo soy muy autocrítico y sé que me equivoqué mucho”. Además, “también se equivocó el árbitro en muchas jugadas claras, somos todos humanos y nos equivocamos, pero hay que reconocerlo” lo dice una de las figuras del partido a pesar de la derrota. Muy caliente, así estaba Gabriel Páez al finalizar el partido. No con la hinchada, sino con algunas personas que lo insultaron: “son dos o tres pelotudos que vienen a insultar, yo ya se quienes son, es gente desagradecida”. Lo cierto es que el delantero fue uno de los mejores de San Miguel en ataque y “da bronca que no sepan reconocer el esfuerzo que hacemos, hay problemas personales y económicos y seguimos poniéndole el pecho” dice y además agrega: “no hay que olvidar que este club se estaba a punto de ir a la D y hay muchos chicos que se quedaron por el amor a estos colores”. Vale destacar que al finalizar el partido, platea y popular se unió en un aplauso para él y sus compañeros. “A esa gente le estoy muy agradecido porque siempre nos hace el aguante a pesar de que, a veces, no se consigan los resultados, así, todos tirando para a delante salen las cosas bien” finalizó el ex Italiano y figura de San Miguel.

QUÉ DATO!!!

Barracas Bolívar venció por tercera vez consecutiva al Trueno. En todas esas oportunidades marcó un gol Almada Flores. La síntesis: Primero, el 5 de agosto de 2006, por la segunda fecha del Apertura, derrota 2 a 1 en el Malvinas. Luego, el 3 de febrero de 2007, por el Clausura, en Bolívar, otra derrota 2 a 1. Y ahora, el 6 de octubre, por la décima fecha del campeonato, caída 2 a 0 en Los Polvorines.

DOS CACHETAZOS Y A OTRA COSA

Barracas Bolívar se quedó con tres puntos importantes al derrotar a un San Miguel que llegaba entonado luego de ganar tres partidos consecutivos.El Trueno tenía las riendas del encuentro, pero cuando los de Otermín le encontraron la vuelta complicaron al local. Por eso, con inteligencia y el buen trabajo de Avila, quien desbordó por derecha toda la tarde, la visita justificó la victoria. De todas maneras, los de Santorelli merecieron algo más porque buscaron el arco de enfrente desde el inicio, aunque a veces ciegamente.

En el primer cuarto de hora, San Miguel fue claro dominador. El Trueno, con el manejo del balón, adelantó su mediocampo y acorraló a su rival. Marquiegui y Mongioi abrían la cancha, mientras que Oliva distribuía el juego con criterio. A ellos se sumaban Ojeda y Luna, quienes con presión tiraban para atrás a Klemenco y compañía. El Rojo, esta vez vestido de blanco, recurría a las faltas para cortar el avance de los de Santorelli, ante esto el árbitro se mostró demasiado permisivo. Al minuto nomás, Oliva probó desde la medialuna con un remate que se perdió cerca del palo izquierdod de Paulitti. Al rato, Páez entró por el sector derecho para encontrarse con un centro pasado, pero su disparo con encontró la red por muy poco. El mismo Páez se demoró en un mano a mano con el arquero y desperdició una buena chance para abrir el marcador, cuando de jugaban 21'. Sobre la media hora, Kulich agarró de aire una pelota perdida y, desde la puerta del arco, mandó a volar un pelotazo que bien pudo ser el primero de San Miguel. Por su parte, Barracas, promediando la primera etapa, empezó a leer la estrategía de juego local y a hacer daño por los costados. Cuando Avila, por derecha, y Almada Flores, por izquierda, empezaron a ganar las espaldas de los volantes el equipo de Otermín equilibró el trámite. La defensa de tres de Santorelli empezó mostrar grietas, como no había sucedido en otros encuentros. En los instantes finales, Daniel Ojeda aflojó con su despliegue y Luna, a pesar de jugar un buen partido, no pudo frenar el avance visitante. A los 39', Avila apareció por el lateral libre que dejaba Marquiegui y se metió solo en el área, pero su derechazo salió lejos. Otra corrida, esta vez por izquierda, provocó el penal de Kulicha contra Otta, quien se despegó fácilmente de la marca de Mongioi. El defensor del Trueno zafó de que Di Bastiano le mostrara la segunda amarilla por la infracción. El penal fue ejecutado por Almada Flores con fuerza, así el período se cerraba con un Barracas ganador. El "mereciómetro" mostraba a un San Miguel con más opciones, pero la visita supo explotar los puntos flacos del Trueno y, con esto, se iba al descanso con la mínima diferencia.
En el segundo tiempo, San Miguel se paró más adelante y le regaló la contra a Barracas. El ingreso de Ledesma hizo que Santorelli probará con dos enganches en el terreno, pero con Barracas tirado atrás el ingresado se sumó a Páez y Toledo en ofensiva. Con Delgado, Santorelli buscó más dinámica porque el volante suele tener más recorrido que Mongioi. Por su parte, Otermín quebró a San Miguel al dejar a Lapenna y Otta en el círculo central para quedar casi mano a mano con Steinbach y Kulich, mientras Kaezuk quedaba libre unos metros más retirado. Esto, hizo que el Trueno perdiera su juego en bloque que lo viene caracterizando y se vió obligado a chocar contra la fortaleza rival. En el enrriedo cayeron Oliva y Avila, quienes cruzaron manotazos en partes del partido. Toledo, de escasa participación, desaprovechó su única chance al rematar a la pared izquierda del arco de Paulitti, tras recibir la habilitación entrelíneas de Delgado. Los contragolpes de Barracas cada vez tomaban más olor a gol, a todo esto se lo perdió Avila al permitir la recuperación de Steinbach y le anularon un tanto a Lapenna por off side. Pero, a los 8', Lapenna desbordó por derecha, dejó parado a Kaezuk y metió un centro pasado para la entrada de Otta. El ex Dálmine tocó al gol para liquidar el juego. Los jugadores de San Miguel reclamaron una falta contra Páez no cobrada por Di Bastiano, desde la cual nació la contra de Barracas. Quizás condicionado por esto, el árbitro pitó una falta dudosa de Manavella sobre Páez para darle un respiro al Trueno, penal. Ejecutó Toledo, pero el goleador le erró al arco.

Con este revés el Trueno se desinfló, aunque siguó buscando. Ledesma remató suave a las manos del arquero, Vallejos jugó de defensor y despejó de cabeza en lugar de descontar para el Trueno, todo con ganas más que con ideas. Barracas ocupó bien los espacios y le cerró los caminos a Ledesma, mientras que Paéz se debatía, por la impotencia, entre jugar o mirar a quienes lo insultaban desde la platea. En el final, Lapenna mandó por arriba un pelñotazo desde cuarenta metros que intentó sorprender al adelantado Peruscina.
Barracas Bolívar usó el entusiasmo de un Trueno que quería ganar para seguir prendido entre los punteros, pero dejó abiertos algunos caminos hacía su meta. Por ellos, el Sportivo pegó dos duros cachetazos a un equipo que hacía de la defensa una de sus mejores armas. Por eso, merecido triunfo para la visita. De todas formas, los de Los Polvorines dieron señales de merecer algo más, algo que deberán buscar ahora ante El Porvenir el miércoles porque argumentos tienen.

"No podemos equivocarnos"

WALTER MARCHESI El técnico del Verde, más allá del triunfo frente a JJ Urquiza, ya está pensando en el Clausura. El entrenador ...